Buscar la simplicidad en nuestra tarea como padres

Queremos compartir con vosotros este video de Kim John Payne, autor del libro “Simplicity parenting“, en el que da unas pinceladas sobre cómo hoy día estamos sobrecargando a nuestros hijos y de cómo utilizar el extraordinario poder de hacer y ofrecer menos para que nuestros hijos crezcan más tranquilos, felices y seguros.

El vídeo está en inglés. Hemos hecho un resumen en español que adjuntamos.

Simplicity Parenting from Kim Payne on Vimeo.

Cuando un niño nace todas nuestras esperanzas para el futuro se reavivan. En sus primeros días de vida tras el nacimiento, cuando lo tenemos en nuestros brazos, le miramos y vemos ese extraordinario potencial que supone un bebé.

Los buenos padres quieren lo mejor para sus hijos, que tengan éxito, pero la manera de conseguirlo es darles espacio para poder equilibrar lo interior y lo exterior.

¿Por qué desde la cuna empezamos a inundarles de cosas? Rellenamos por completo su horario, les exigimos mucho. Tienen demasiados juguetes, demasiados libros, demasiada tele. Ballet el lunes, fútbol el martes, clases el jueves, la cita del viernes, etc., etc. Es como si ser padres se convirtiera en un deporte de competición.

En la sociedad se ve como algo normal pero algo en nuestro interior nos dice que no está bien.

He llegado a pensar que se trata de una guerra no declarada contra la niñez.

Hay tal cantidad de cosas ahí afuera, tantas distracciones, que queda muy poco tiempo para pasarlo tranquilamente a solas, sin hacer nada. La capacidad para sentarse tranquilamente, enfrentarse a tus propias luchas, buscar tus propias respuestas. Simplemente sentarse y esforzarse con los deberes en vez de ir corriendo a google a buscar la respuesta.

¿Por qué les damos tantas opciones? Solo conseguimos que nuestros hijos se sientan inseguros porque no saben quién está al mando.

¿Por qué no buscamos la forma de controlar esta desmesura? Hoy día nos olvidamos del gran valor del aburrimiento. Dejad a vuestros hijos que se aburran porque a los veinte minutos, después de haberse aburrido lo suficiente, surge el juego creativo.

Aplicar la simplicidad a nuestra tarea como padres es limpiar todo ese barullo de cosas y así, de alguna manera, les damos a los niños herramientas para no caer en la adicción.

Además, lo maravilloso de simplificar y encontrar un equilibrio en la vida familiar, es que redescubrimos la familia, redescubrimos un poco más a nuestros hijos, ellos nos descubren a nosotros. Nos unimos más.

Lo que propongo es ofrecer a nuestros hijos un buen comienzo, dándoles menos para que así puedan ser creativos, sepan adaptarse, sean innovadores,… Con esto no pretendemos que estos niños tengan mejores resultados académicos, sino que algún día sean buenos padres y madres.

Muchos padres después de unas semanas se emocionan diciendo “¿Sabes? ¡Siento como que he recuperado a mi hijo!”, “¡siento que he recuperado a mi hija!”.

Tenemos que hacer que nuestros hijos partan del hecho de que este mundo es hermoso. Con este tipo de semilla es con la que la simplicidad en la crianza de nuestros hijos espera construir el camino al que regresar.

Si empezamos a trabajar con una única cosa, algo asumible y factible, y a partir de ahí realizamos una acción de equilibrio y simplicidad, entonces comenzaremos a construir la paz en nuestros hogares.

Kim John Payne

www.simplicityparenting.com

No Comments.

Leave a Reply

(requerido)

(requerido)