Malcriar… ¿o bienamar?

Mi hija nació un 29 de diciembre. Como el parto fue muy bien y mi recuperación, sin complicaciones, nos dieron el alta el día 31  para comenzar el nuevo año en casa. Recuerdo que estaba sentada en el sofá ante la tele, esperando a que sonaran las Campanadas, y, como ella estaba despierta, la cogí y la acurruqué contra mi pecho para hacer juntas esa mágica transición. La escena parecería perfecta si no fuera porque mi madre me advirtió como un resorte: “Como la cojas, te pierdes”. Mi santa madre lo visualizó claramente: ese bebé de dos días iba a grabar en sus neuronas a sangre y fuego que podría dominarme a su antojo. Es más, a partir de ese momento yo sería su esclava y la niña, una malcriada llorona y “pataletera” que no me iba a dejar respirar ni un segundo en mi triste existencia de madre primeriza.

Pero lo peor es que, a partir de entonces, he oído a demasiada gente mantener que coger, abrazar, mimar… a los niños es contraproducente y un peligro de dimensiones insospechadas; vamos, que ni esa tercera guerra mundial que dicen que está por llegar. El argumento no se sostiene científicamente. Un bebé es incapaz de manipular. Incapaz por desarrollo neurológico. Sólo pide lo que necesita. Y trata de hacerse entender, como intentamos todos, con los pocos recursos de que dispone: el llanto, el reclamo y la risa.

Hay un monólogo real que me ha torpedeado el cerebro muchas veces. (Niña o niño llorando) “Pero si no le pasa nada, no lo cojas”. (Yo tardo 0,1 décimas de segundo en llevarlo a mis brazos; resultado: el bebé se calla de inmediato) “¿Ves? Si no le pasaba nada…”. Pero, ¡¿cómo que no le pasaba nada?! Claro que le pasaba: que quería estar conmigo.

Si se ha hecho caca, hay que cambiarlo cuanto antes para que no se irrite. Si tiene hambre, hay que apresurarse para darle de comer. Pero si llora por soledad, miedo o porque simplemente le apetece sentirse confortado en los brazos de su madre o de su padre, no hay que atenderlo. O sea, que valgo menos que un pañal sucio o que un cuenco de puré… Es un razonamiento que nunca he comprendido, y mucho menos compartido, y que, por supuesto, siempre me he saltado a la torera.

Mis hijos han estado en mis brazos todo lo que he podido y más; de hecho, siendo bebés descubrí que se puede funcionar con una sola mano, ya que la otra la tenía casi siempre ocupada cargándolos a ellos (y me acabó gustando eso de ser como el Inspector Gadget). Los he cogido antes de que me reclamaran, los he achuchado sin límites. Y no porque “me hayan ganado la partida” ni porque “se hayan hecho los amos de la casa”. Ha sido una elección de crianza.

Pero para la mayoría de la gente, seguir mi opción es malcriar. Aunque si nos trasladamos al mundo adulto, quizá lo interpretaríamos en otros términos. “Pepe, quiero mimos…” (Pepe impertérrito). “Ay, Pepe, pero qué soso eres, hijo” (Pepe fosilizado). “Pero, Pepeeeee. Es que no te enteras; es que ni me escuchas” (Pepe como si se hubiera tragado una escoba). “Tenemos que hablar, Pepe. Es que eres un insensible, si ya me lo decía tu madre que nunca le habías dado un beso, y, claro, eso me pasa por creer que yo te iba a cambiar.  Con lo que yo te quiero, Pepe. Y ni un detalle que tienes conmigo. Pero si ni siquiera te has dado cuenta de que he ido hoy a la peluquería. Pepe, esto no puede seguir así” (“Gooooooool”).

Que vivan los hijos “braceros”: los que elevarán la tasa de delincuencia juvenil por haber recibido de bebés mil besos por segundo; los que serán tan débiles de carácter porque no saben lo que es llorar en una cuna esperando a que te hagan caso; los que no serán aptos para ningún trabajo porque sus padres los tuvieron mucho tiempo en brazos… ¡Que vivan!

Terry Gragera

2 Comments to “Malcriar… ¿o bienamar?”

  1. Pilar dice:

    Muy buen artículo, siempre he pensado que hay que hacer lo que te pida el corazón. Un ser tan pequeño solamente nos tiene a nosotros para sobrevivir.

  2. Ana dice:

    Pues eso, que vivan!
    Totalmente de acuerdo con el artículo. Mi bebe de casi 3 meses pide lo q necesita y yo si puedo trato de dárselo.
    Bx

Leave a Reply

(requerido)

(requerido)