Chiquitectos, talleres de arquitectura para niños

Desde que comenzamos nuestra andadura en Creciclando oímos hablar de esta iniciativa tan interesante y hoy queremos compartirla con vosotros.

Chiquitectos es un proyecto lúdico y educativo para despertar en los niños el interés por la arquitectura, el entorno, la ciudad y el desarrollo sostenible. A través de estos talleres los niños aprenden que hacer arquitectura no es sólo construir edificios, es soñar, explorar, pensar, imaginar, investigar, dibujar…pero también es calcular, medir, resolver, representar y construir.

El alma de Chiquitectos es Almudena de Benito, una joven arquitecta madrileña que decidió materializar esta idea reuniendo así su interés por la arquitectura y por la educación infantil. El proyecto nació debido a la necesidad existente de educar a los más pequeños en un área de gran importancia, que no suele formar parte de los programas de los centros educativos españoles, el conocimiento de aquello que nos rodea: el entorno construido y el medio ambiente.

Chiquitectos pretende sensibilizar a los más pequeños y por extensión a toda la sociedad sobre la importancia que tienen el diseño y la ordenación del medio en la vida de las personas y de qué modo influyen en la calidad de la misma.

Mediante distintos juegos y la elaboración de dibujos, construcciones, collages, y maquetas de distintas escalas (elaboradas en su mayoría con materiales reciclados), los niños trabajan e interaccionan con el espacio, experimentan con los distintos materiales y formas, con la luz, descubren la importancia de la estructura y comprenden el significado de la escala y la proporción. También elaboran construcciones ajustadas a su tamaño desarrollando así su capacidad espacial gracias a la relación con su propio cuerpo.

Con actividades basadas en diferentes tipologías de viviendas de diversas culturas se explica el concepto de sostenibilidad y se proporciona a los niños una visión más amplia de su entorno y un mayor conocimiento de la enorme diversidad que nos rodea. El análisis de otras ciudades, amplía su visión arquitectónica y urbanística, fomenta el interés por descubrir, explorar y observar, permite entender el valor de lo multicultural y despierta el sentido crítico de los niños gracias al conocimiento de otros medios y alternativas. Se descubren así nuevas necesidades y se aportan ideas para aplicar en los crecimientos urbanos.

Los talleres de arquitectura estimulan la imaginación de los niños y ayudan al desarrollo de la creatividad. Las actividades realizadas desarrollan la psicomotricidad fina, potencian el desarrollo artístico y fomentan el interés por la arquitectura y el urbanismo.

Chiquitectos ofrece talleres educativos para niños de todas las edades y también organiza rutas urbanas y vistas a edificios singulares.

Disfraces para carnaval

El Carnaval ya está aquí y habrá que disfrazarse. A los niños les encanta y no hay que gastarse mucho dinero. Eso sí, es un buen momento para darle un poco al coco y sacar toda la imaginación que tengamos disponible. ¿Y el tiempo? ¿de dónde sacamos el tiempo?

 

 

 

 

A través de la web de Charhadas hemos encontrado estas preciosas fotos que solo con verlas dan ganas de ponerse manos a la obra. Son de la web de la fotógrafa Sarah Illenberger.

 

¿Y esta gallina? Nos encanta. Estas dos últimas fotos son de la web de Martha Stewart.

 

Pero ya que hablamos de disfraces, no podéis dejar de leer la entrada (mejor dicho, drama consejo) “los mejores disfraces son los que te haces tú misma” del blog Cómo no ser una Drama Mamá. Es para partirse de risa.

Entra en Creciclando y mira cuantos disfraces que hay para intercambiar. 

A volar la imaginación

Hay experiencias invisibles a los padres que viven nuestros hijos, que marcan toda una vida y que en ocasiones despiertan vocaciones. Estas experiencias suelen suceder frecuentemente en lugares donde el niño ve cosas increíbles y descubre por primera vez lo maravilloso que puede llegar a ser el mundo y las cosas que en él pasan. El suceso puede acontecer por ejemplo en un parque de bomberos o viendo un tren atravesar a toda velocidad la meseta.

Uno de estos lugares está en Madrid, en un lugar de difícil acceso en la carretera de Extremadura; es el Museo del Aire. En el Museo del Aire es muy difícil que entre tanto aparato la imaginación no eche a volar. En un amplio espacio, al aire libre y en extensos hangares, cualquier familia puede pasear, de forma gratuita, entre aparatos míticos como las réplicas del avión del Barón Rojo, los autogiros De la Cierva, el Dragon Rapide, los Polikarpov I-16 o el Plus Ultra. Nuestros hijos se sienten importantes y hechizados durante la visita, mientras a los padres, rápidamente nos vienen a la cabeza un montón de películas de Tarzán viendo aquellos viejos aparatos en desuso fantásticamente diseñados.

Para rizar el rizo y si la visita os ha gustado, no os perdáis las exhibiciones aéreas que la Fundación Infante de Orleans realiza el primer domingo de cada mes en el Aeródromo de Cuatro Vientos. Allí la fundación pone a volar aviones de época mientras los niños observan maravillados el cielo.

Exhibicion from Fundacion Infante de Orleans on Vimeo.

Museo del Aire. Carretera N-V, Km 10,500 – Madrid. Telef.: 91 509 16 90 / 91 509 32 27

Horarios: Museo: martes a domingo de 10 a 14 h. Cafetería y tienda de recuerdos: martes a domingo de 10 a 13:30 h

La entrada es gratuita

Transporte público: Autobuses de la Empresa de Blas, Parada en La Escuela de Transmisiones. Estos autobuses se cogen en la Estación de Autobuses de Príncipe Pío (Metro: Príncipe Pío).

Fundación Infante de Orleans. Aeródormo de Cuatro Vientos. Exhibición los primeros domingos de cada mes excepto en enero y agosto. Para acceder a la exhibición se pide una donación de 6 € para la conservación de los aparatos. La exhibición estática comienza a las 11h y los aparatos en vuelo son a las 13h con una duración aproximada de una hora.

Paco Gómez / Madrid

Comparte con nosotros una experiencia, un plan diferente para los niños en tu ciudad y conseguirás puntos para usar en Creciclando.