Campamentos de verano: Hello! Creative Movement in English

Antes de que nos demos cuenta se acaba el colegio de los niños y nos vemos sin saber qué hacer con ellos hasta que lleguen nuestras ansiadas vacaciones. Nos gustaría proponeros algunas ideas sobre campamentos interesantes para estas fechas.

Hoy os queremos hablar de Hello! Creative Movement in English, campamentos en inglés en Madrid para niños entre los 3 y los 12 años.

El alma de este proyecto es Michele Goldin, apasionada de la danza y la expresión artística a través del movimiento. Con una amplia experiencia en la enseñanza de idiomas a los niños a través de las artes, crea un ambiente agradable y cariñoso con los pequeños, que entran en su juego y en sus propuestas de una forma sencilla y natural.

Michele ha creado un método original para niños que aprovecha el proceso natural de aprendizaje y creatividad y que hace de la danza una experiencia divertida y social. Todas las clases se imparten exclusivamente en inglés por profesores nativos y no supone ningún problema para los niños aunque no conozcan el idioma. La ventaja de trabajar con el cuerpo y el movimiento hace que el idioma no sea una barrera, ya que el aprendizaje se realiza desde la experiencia, la imitación, la repetición, y no desde un proceso intelectual. En este sentido, el método propuesto de aprender a través de las artes, es mucho más orgánico y natural.

Campamentos de verano:

  • DANCE CAMP en Círculo de Baile - para 4 a 12 años, un campamento enfocado en la danza y el teatro
  • ARTS CAMP en Grey Elephant- para 3 a 8 años, un campamento lleno de música, arte, teatro y baile
  • 2′S CAMP en Grey Elephantpara niños de 2 a 3 años, un campamento que les ayuda de forma cariñosa a hacer la transición al colegio que empezarán en septiembre
  • MINI CAMPS en Círculo de Baile y Grey Elephantpara 3 a 12 años, campamentos cortitos para cubrir la última semana sin cole de junio

Podéis encontrar toda la información en la web de Hello!

El Círculo de Baile se traslada en julio a la plaza del Conde del Valle de Suchil, un nuevo espacio de gran tamaño con dos patios de juego al aire libre.

Si conoces algún campamento interesante en tu ciudad, escríbenos y, si resulta publicado, obtendrás 5 puntos para canjear en Creciclando.

 

Convulsiones febriles

El pasado viernes marqué por primera vez el teléfono de emergencias 112. Desafortunadamente, fue para pedir ayuda para mi hija de 3 años y dos meses que estaba en estado de semi-inconciencia (desconexión ambiental, rigidez y retroversión ocular).

Una vez que llegó la ambulancia, mi hija se había recuperado y comenzaba a reaccionar y llorar. Nunca olvidaré ese llanto de alivio después de una experiencia aterradora que duró alrededor de 5 minutos.

Fue la primera vez también que supe lo que es una “convulsión febril“.

Siempre he sabido que hay que controlar mucho la fiebre en los niños y por supuesto que conozco todos los remedios para intentar bajarla, desde dar antitérmicos, desabrigarlos, poner paños de agua en la cabeza, dar baños de agua tibia si es necesario, en fin, no es la primera vez que nos topamos con una fiebre alta. Sin embargo, la convulsión vino por un cambio drástico en la temperatura de la niña, es decir, que en pocos minutos, de estar a 37º pasó a más de 40º.

Estas convulsiones por lo general se presentan en la fase inicial de alguna enfermedad, por lo que no había todavía ningún síntoma que nos hiciera controlar la temperatura de nuestra hija.

No se sabe porqué algunos niños tienen convulsiones febriles y otros no, pero desde luego la primera vez que ocurre suele ser traumática para los padres si no saben lo que le está pasando a su hijo.

Es importante saber que no producen daño alguno al niño ni afectan su desarrollo, que le ocurre a entre 3 o 4 niños de cada 100 entre los 6 meses y 5 años de vida y que muy pocos niños tienen mas de 3 convulsiones febriles en su vida.

Ahora ya sabemos lo que es y lo que hay que hacer si llegara a repetirse:

- Acostarlo de lado para que no se ahogue, en la cama o en el suelo

- Aflojar las prendas de vestir ajustadas y si es posible, abrir o retirar la ropa de la cintura para arriba

- No intentar meter nada en su boca

- Administrar un antitérmico por vía rectal

- Esperar a que pase y llevar al niño al servicio de urgencias

- Si pasan mas de 10 minutos o parece que no respira bien, llamar a una ambulancia para que lo lleve a un hospital

Ahora sabemos que lo fundamental es mantener la calma, aunque suele ser difícil para aquellos que no han tenido esta experiencia por lo que espero que este relato sirva a más padres para identificar lo que le puede pasar a sus hijos o los incite a averiguar un poco sobre el tema y si tuvieran la mala suerte de que su hijo es de ese pequeño porcentaje de niños que tendrán alguna convulsión febril en su vida, sepan lo que hay que hacer o no vivan los momentos aterradores que vivimos mi esposo y yo, principalmente por desconocimiento de la causa.

analz / Barcelona

Anímate a compartir experiencias o información útil que sirva a otras personas y además obtendrás puntos para utilizar en Creciclando. Escríbenos a blog@creciclando.com

Mamá ¿me quieres?

Creo que a estas alturas mis hijas ya tienen claro que las quiero a pesar, y sobre todas las cosas, pero las primeras veces que les pregunté si creían que las quería cuando estaba enfadada, la respuesta fue un “no” al unísono.

Desde que son conscientes de que reprobamos algunos de sus actos,  es necesario hacerles entender que papá y mamá las quieren siempre, sin más. Así que me he empleado a fondo en dejar bien claro que, aunque a veces tenga ganas de estrellarlas, las quiero igual en todas las circunstancias.

Que aunque Claudia se contraríe por cualquier bobada y decida hacer el recorrido del cole a casa de rodillas (esto es cierto, ¡lo juro!) y a gritos,…la quiero igual.

Que aunque Candela, con cuatro años, se siga cogiendo rabietas, de las que los manuales definen como típicas de los dos años,…la quiero igual.

Que aunque el desayuno sea una batalla diaria,…las quiero igual.

Que aunque se peguen con saña,…las quiero igual.

Que aunque no obedezcan hasta la decimocuarta vez,…las quiero igual.

Me enferma oir, por ignorante y mezquino, el condicional de “si no te portas bien, mamá no te va a querer”, porque habrá muchos malos tragos en la vida de nuestros hijos que no les podremos evitar, pero sí les podemos “regalar” la seguridad de que nuestro amor es incondicional, y si lo tienen claro, les habremos hecho más fuertes.

Os recomiendo el cuento “¿Me quieres, mamá?” de Bárbara M. Joosse en el que una mamá esquimal le responde a esta pregunta a su pequeña.

Sara B. / Madrid

Los eco-textiles golosos de Antón Pirulero

Aunque solo sea por el gustazo que da ver estas fotos merece la pena esta entrada en el blog. Se respira frescor, alegría. La misma que desprende Belén, el alma de Antón Pirulero, que lleva trabajando tres años en la creación de esta colección de telas estampadas de algodón orgánico y que ahora nos muestra y pone a la venta.

Son estampados pensados para los niños y con infinitas posibilidades. Enfocados tanto al sector profesional de la moda como el de la decoración, puesto que venden al por mayor. Fabricadas con un algodón de la mejor calidad; cultivado sin pesticidas ni insecticidas químicos (tan nocivos para nuestra salud como para la del planeta); tejido en Portugal y con el certificado GOTS, garantía de autenticidad y de que no se ha cometido ningún atropello sobre los derechos de los trabajadores.

Pensando en acercarse a los particulares y para dar forma a sus telas han puesto en marcha su “Factoría textil” y este es su primer “hijo”: unas alpargatas con sus telas para los niños (y también las madres porque tienen números desde el 23 al 38). Las han bautizado como las alpargatas Ositos’ Passion.

Además de ser preciosas, son especiales por otras razones:

· son respetuosas con el medio ambiente, hechas con yute y telas de algodón orgánico

· están elaboradas una por una, de forma totalmente artesanal.

· y ya por último, son alpargatas “solidarias”, hechas por colectivos desfavorecidos que trabajan en talleres ocupacionales cuyo objetivo es favorecer su integración social y laboral. Por ello, al adquirirlas estaréis contribuyendo a una buena causa.

La verdad es que sobran razones para llevarse unas. Se pueden adquirir en este enlace: Factoría textil & Shop de Antón Pirulero.

¿A que son bonitas?

¿Vivir sin tele?

Cuando nos mudamos a vivir a nuestra nueva casa decidimos no cargar la tele. Ya llevábamos un tiempo dándole vueltas al tema y aprovechamos el cambio para tomar la decisión. Al principio se nos hizo un poco raro porque la tele formaba parte de una rutina, sobre todo por las noches cuando acostábamos a los niños y nos quedábamos tranquilos después de la cena. Esa sensación nos duró poco, la verdad, y enseguida vimos lo agradable que era el silencio y el disfrute de ese rato del día.

No es que piense que la tele es mala en sí misma, ni mucho menos, lo que pasa es que para mí se había convertido en un acto rutinario, sin sentido, un hábito un tanto absurdo. Encender la tele no era un acto consciente: “hoy es martes voy a poner esta serie que me gusta mucho”, sino que lo hacía “porque sí”, porque tocaba.

Además estaba el tema de los niños. Mis hijos no veían casi nunca la tele, en eso éramos muy cuidadosos, y queríamos que siguiera siendo así. Los niños, al contrario que los adultos, no pueden filtrar lo que ven, lo chupan todo sin barreras, sin protección. La visión de un niño viendo la tele absolutamente hipnotizado, estático, con los ojos y la boca abiertos, me pone un poco los pelos de punta. Pero bueno, esa es mi opinión. Lo cierto es que en muchas ocasiones se utiliza la tele para que los niños se queden un rato quietos para poder mientras nosotros hacer cosas en la casa o que nos dejen un rato en paz. Así lo recogía un artículo publicado en El País el pasado mes de enero titulado “Un país de teleniños“, en el que se apuntaba cómo la televisión se ha convertido en una económica guardería en España.

En este artículo se hace hincapié en la necesidad de consumir una “dieta audiovisual” equilibrada y en la importancia de luchar por unas producciones de mayor calidad y específicas para el público infantil. “No hay que satanizar las pantallas” afirma la Defensora del Espectador de RTVE. Creo que en eso estamos todos de acuerdo, pero ¿qué les aporta? Muchas veces nos venden a los padres productos audiovisuales con el sello de “educativo” como si nuestros hijos fueran a aprender gracias a ellos. No nos equivoquemos, los niños aprenden siempre a través de otro ser humano, a través de la experiencia.

Independientemente de la calidad de la oferta televisiva para los niños, el dato que me parece más preocupante es que los menores entre 4 y 14 años pasan más de dos horas y media al día frente a la televisión. Las cuentas no me salen: están un montón de horas en el colegio, al terminar, muchos tienen actividades extraescolares dentro o fuera del centro, otros tienen que hacer deberes, la hora del baño, la cena,… Entonces ¿de dónde sacan dos horas y media para ver la tele? Y lo que me parece más grave de todo ¿cuándo juegan? Si el poquísimo rato que tienen libre lo pasan viendo la televisión les estamos haciendo un flaco favor. El juego es la tarea más importante para un niño, tanto como el comer y dormir, es su herramienta más potente para aprehender el mundo. Lo que pasa es que los niños cuando juegan lo desordenan todo, gritan y corren, incluso puede que rompan alguna cosa o “transformen” algún elemento de la casa. Y claro, siempre está la tentación “¿y si les pongo una peli en el ordenador y así recojo la casa y preparo tranquilamente la cena?”.

Elsa Charcos / Madrid

Chiquitectos, talleres de arquitectura para niños

Desde que comenzamos nuestra andadura en Creciclando oímos hablar de esta iniciativa tan interesante y hoy queremos compartirla con vosotros.

Chiquitectos es un proyecto lúdico y educativo para despertar en los niños el interés por la arquitectura, el entorno, la ciudad y el desarrollo sostenible. A través de estos talleres los niños aprenden que hacer arquitectura no es sólo construir edificios, es soñar, explorar, pensar, imaginar, investigar, dibujar…pero también es calcular, medir, resolver, representar y construir.

El alma de Chiquitectos es Almudena de Benito, una joven arquitecta madrileña que decidió materializar esta idea reuniendo así su interés por la arquitectura y por la educación infantil. El proyecto nació debido a la necesidad existente de educar a los más pequeños en un área de gran importancia, que no suele formar parte de los programas de los centros educativos españoles, el conocimiento de aquello que nos rodea: el entorno construido y el medio ambiente.

Chiquitectos pretende sensibilizar a los más pequeños y por extensión a toda la sociedad sobre la importancia que tienen el diseño y la ordenación del medio en la vida de las personas y de qué modo influyen en la calidad de la misma.

Mediante distintos juegos y la elaboración de dibujos, construcciones, collages, y maquetas de distintas escalas (elaboradas en su mayoría con materiales reciclados), los niños trabajan e interaccionan con el espacio, experimentan con los distintos materiales y formas, con la luz, descubren la importancia de la estructura y comprenden el significado de la escala y la proporción. También elaboran construcciones ajustadas a su tamaño desarrollando así su capacidad espacial gracias a la relación con su propio cuerpo.

Con actividades basadas en diferentes tipologías de viviendas de diversas culturas se explica el concepto de sostenibilidad y se proporciona a los niños una visión más amplia de su entorno y un mayor conocimiento de la enorme diversidad que nos rodea. El análisis de otras ciudades, amplía su visión arquitectónica y urbanística, fomenta el interés por descubrir, explorar y observar, permite entender el valor de lo multicultural y despierta el sentido crítico de los niños gracias al conocimiento de otros medios y alternativas. Se descubren así nuevas necesidades y se aportan ideas para aplicar en los crecimientos urbanos.

Los talleres de arquitectura estimulan la imaginación de los niños y ayudan al desarrollo de la creatividad. Las actividades realizadas desarrollan la psicomotricidad fina, potencian el desarrollo artístico y fomentan el interés por la arquitectura y el urbanismo.

Chiquitectos ofrece talleres educativos para niños de todas las edades y también organiza rutas urbanas y vistas a edificios singulares.

Entrevista con Marc Monfort. Problemas de lenguaje en los niños

Hoy queremos inaugurar una nueva sección de nuestro blog: se trata de entrevistas breves a profesionales relacionados con la infancia sobre temas que nos pueden interesar a todos los padres.

En este caso entrevistamos a Marc Monfort, logopeda y director del centro Entender y Hablar, y le preguntamos sobre los problemas de lenguaje en los niños: cuando detectarlos y cómo actuar.


¿En qué momento unos padres pueden preocuparse por el lenguaje de su hijo?
Todos los niños no empiezan a hablar al mismo tiempo ni desarrollan el lenguaje expresivo a la misma velocidad. Por eso, en los niños más pequeños (hasta los 2 años), el nivel expresivo no es un buen indicador de dificultades. Sin embargo existen una serie de conductas previas que sí deben aparecer de manera precoz y que son condiciones necesarias, aunque no suficientes, para el desarrollo del lenguaje : por ejemplo conductas comunicativas no verbales como señalar o la comprensión de palabras sin ayuda del contexto (que el niño nos entregue un objeto entre varios al nombrarlo, sin ayuda de gestos). En este sentido se pueden empezar a identificar sospechas de trastornos que afectan a la comunicación y a la comprensión del lenguaje entre los 18 y los 24 meses.

¿Qué pasos debe seguir la familia?
Cuando una familia está preocupada por el lenguaje de su hijo el primer paso debe ser descartar la existencia de alguna causa orgánica (por ejemplo la falta de audición) que provoque ese retraso. Una vez descartada esa posibilidad debe buscar un profesional experto en el lenguaje, normalmente un logopeda, que pueda evaluar de manera específica el nivel del niño. Esa evaluación requiere observación del niño pero también a partir de cierta edad se puede completar con la aplicación de alguna prueba objetiva (test).

¿Qué son los trastornos de lenguaje?
Existe un grupo de niños que, sin presentar evidencias de dificultades físicas ni de retraso intelectual, tiene un desarrollo del lenguaje alterado. Estos niños pueden presentar perfiles distintos en función de los aspectos del lenguaje afectados (fonológicos, gramaticales, semánticos…) y del nivel de gravedad de dichas dificultades.
Esos retrasos o alteraciones se deben a las variaciones de capacidad innata que están presentes en muchos aspectos del desarrollo : no todo el mundo empieza a andar a la misma edad, no todos el mundo tiene habilidad para el dibujo o para cantar ; ocurre lo mismo con la capacidad del cerebro en adquirir el lenguaje ; lo que ocurre es que el lenguaje es una función socialmente mucho más importante, de allí la mayor preocupación por este tipo de problemas.
En los primeros años resulta complicado diferenciar entre retraso y trastorno y en ocasiones solamente será la evolución del niño la que determinará si pertenece a un grupo o al otro. A diferencia del retraso que tendría un pronóstico de “normalidad social del lenguaje”, el trastorno del lenguaje es un cuadro con consecuencias duraderas en los aprendizajes y las relaciones sociales. De todas formas esto no debe en ningún caso retrasar la intervención.

¿Cuáles son las orientaciones escolares en estos casos?
En principio los niños con Trastornos del Lenguaje requieren de un planteamiento educativo como lo pueden requerir las personas con sordera: son niños que, en general, se benefician de contextos ordinarios de escolaridad (colegios “normales”) con los apoyos y adaptaciones necesarias: apoyo de profesionales (A.L: Audición y Lenguaje y P.T: Pedagogía Terapéutica) y adaptaciones metodológicas (más ayudas visuales, exámenes tipo test etc…).

Oímos muchas veces frases como “no se preocupe que ya hablará ” o “el niño no habla porque es muy vago, como los padres se lo dan todo el niño no se esfuerza en hablar” ¿Qué hay de cierto en estas afirmaciones?
Existe la idea generalizada de que los niños que no hablan son vagos, sin embargo nadie se atrevería a decir que los niños que hablan pronto es porque se han esforzado mucho. En realidad un niño que no habla es porque todavía no ha llegado el momento o porque no puede. El hecho de facilitar la comunicación con nuestro hijo (respondiendo a lo que dice aunque no sea correcto, acompañando el lenguaje con gestos …) es una estrategia que, lejos de perjudicar, favorece al desarrollo del lenguaje. De hecho es lo que hace cualquier madre o padre con un bebé que empieza a hablar entre los 18 y los 24 meses y lo hace evidentemente de forma muy imperfecta : hace todo el esfuerzo para entenderlo y eso nunca ha retrasado a nadie. Si el niño cuando quiere decir algo (/aaeo/ cuando quiere un caramelo) lo que consigue es que su madre ponga cara de preocupación y se lo haga repetir tres veces es posible que deje de intentarlo. Sin embargo si el niño dice lo mismo y su madre le entiende y le da el caramelo aumenta la probabilidad de que ese niño vuelva a decirlo dándonos más oportunidades para estimular y mejorar.
Hay que abandonar esa idea de que debemos “forzar” un niño a hablar : además de no ser posible, es una actitud que puede alterar nuestra relación con él.
Ayudar a un niño que se enfrenta con mayores dificultades de las normales consiste en situarnos a su nivel, ajustarnos a su ritmo y aumentar la calidad y la cantidad de nuestra estimulación pero siempre al servicio de una comunicación placentera y útil.

Marc Monfort es Logopeda y director del centro Entender y Hablar de Madrid. Es uno de los profesionales de referencia en diagnóstico e intervención en trastornos de la comunicación y el lenguaje. También es unos de los fundadores del colegio Tres Olivos de Madrid donde sigue trabajando en la actualidad. Marc Monfort también es autor de varios libros y de un gran número de materiales de intervención.

A volar la imaginación

Hay experiencias invisibles a los padres que viven nuestros hijos, que marcan toda una vida y que en ocasiones despiertan vocaciones. Estas experiencias suelen suceder frecuentemente en lugares donde el niño ve cosas increíbles y descubre por primera vez lo maravilloso que puede llegar a ser el mundo y las cosas que en él pasan. El suceso puede acontecer por ejemplo en un parque de bomberos o viendo un tren atravesar a toda velocidad la meseta.

Uno de estos lugares está en Madrid, en un lugar de difícil acceso en la carretera de Extremadura; es el Museo del Aire. En el Museo del Aire es muy difícil que entre tanto aparato la imaginación no eche a volar. En un amplio espacio, al aire libre y en extensos hangares, cualquier familia puede pasear, de forma gratuita, entre aparatos míticos como las réplicas del avión del Barón Rojo, los autogiros De la Cierva, el Dragon Rapide, los Polikarpov I-16 o el Plus Ultra. Nuestros hijos se sienten importantes y hechizados durante la visita, mientras a los padres, rápidamente nos vienen a la cabeza un montón de películas de Tarzán viendo aquellos viejos aparatos en desuso fantásticamente diseñados.

Para rizar el rizo y si la visita os ha gustado, no os perdáis las exhibiciones aéreas que la Fundación Infante de Orleans realiza el primer domingo de cada mes en el Aeródromo de Cuatro Vientos. Allí la fundación pone a volar aviones de época mientras los niños observan maravillados el cielo.

Exhibicion from Fundacion Infante de Orleans on Vimeo.

Museo del Aire. Carretera N-V, Km 10,500 – Madrid. Telef.: 91 509 16 90 / 91 509 32 27

Horarios: Museo: martes a domingo de 10 a 14 h. Cafetería y tienda de recuerdos: martes a domingo de 10 a 13:30 h

La entrada es gratuita

Transporte público: Autobuses de la Empresa de Blas, Parada en La Escuela de Transmisiones. Estos autobuses se cogen en la Estación de Autobuses de Príncipe Pío (Metro: Príncipe Pío).

Fundación Infante de Orleans. Aeródormo de Cuatro Vientos. Exhibición los primeros domingos de cada mes excepto en enero y agosto. Para acceder a la exhibición se pide una donación de 6 € para la conservación de los aparatos. La exhibición estática comienza a las 11h y los aparatos en vuelo son a las 13h con una duración aproximada de una hora.

Paco Gómez / Madrid

Comparte con nosotros una experiencia, un plan diferente para los niños en tu ciudad y conseguirás puntos para usar en Creciclando.

Un nuevo estudio sobre lactancia materna

Desiree FawnFoto: Desiree Fawn

En el Servicio de información y noticias científicas hemos leído hoy la noticia sobre un nuevo estudio en el que se concluye que la lactancia materna prolongada disminuye el riesgo cardiovascular en niños y adolescentes. En la investigación han colaborado la UPV/EHU y el Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) y se ha llevado a cabo sobre niños y adolescentes estonios y suecos. El estudio concluye que al crecer, los niños que recibieron durante al menos 3 meses lactancia materna exclusiva presentan mejoras evidentes en su salud cardiovascular tales como mejores valores en capacidad aeróbica, niveles de colesterol, inflamación o presión sistólica. La lactancia materna prolongada se convierte así en un factor más importante que la obesidad en el control de la salud cardiovascular.

El estudio indica que los mayores beneficios se alcanzan cuando la lactancia materna exclusiva se realiza hasta el tercer mes de vida del niño y no se aprecian cambios significativos entre el tercer y el sexto mes. Además, a partir de los seis meses el bebé comienza a introducir otros alimentos en su dieta.

Leyendo la noticia descubrimos que en España habría sido muy difícil llevar a cabo esta investigación ya que son pocas las madres que llegan a cumplir los tres meses de lactancia. Aunque hay muchas madres que lo intentan, el porcentaje de fracaso durante los quince primeros días es elevadísimo y hay poco apoyo a las madres primerizas. En los países nórdicos se favorece mucho la lactancia materna con bajas maternales de hasta dos años y con el apoyo de enfermeras y personal sanitario que incluso se desplazan a las casas para asesorar y acompañar sobre el mejor modo de dar de mamar. En España son muchas las que abandonan y es triste pensar que se podría resolver con un buen asesoramiento y apoyo a las madres lactantes. Además, a los tres meses muchas madres tienen que dejarlo ante la inminente vuelta al trabajo.

Un recordatorio: la OMS (Organización Mundial de la Salud) y UNICEF recomiendan que la lactancia materna se mantenga de forma parcial durante los tres primeros años de vida del niño.

De tiendas por Chamberí (Madrid)

Hoy queremos iniciar una sección de tiendas recomendables que merece la pena visitar y hacerlo por barrios. Tiendas que nos gusten, de cosas para niños, tiendas bonitas o especiales.

Empezamos en Madrid, en el barrio de Chamberí y os queremos hablar de tres tiendas que, además de vender, son lugares de encuentro y en donde se realizan actividades muy interesantes.

El Dragón Lector es una librería que regentan Pilar y José desde hace casi ocho años y es un lugar lleno de amor por la lectura y por los niños. Tienen de todo en literatura infantil y juvenil, además de libros para adultos y maravillas ilustradas. Lo mejor son ellos dos y el gran conocimiento de lo que ofrecen, no en vano Pilar trabajó durante años en el mundo editorial antes de hacer realidad su sueño. Pídeles su recomendación y acertarás.

La librería está llena de actividad: encuentros, talleres, presentaciones de libros y las específicas de los niños los viernes y sábados. Los sábados a las 12 h “Los cuentos del baúl” y a las 18 h cuentos para los más pequeñitos (hasta 3 años). Los viernes por la tarde (18 h) se dedica a los que ya saben leer. Todo gratuito.

José y Pilar saben transmitir como nadie su amor por la literatura y la poesía a los pequeños… y a ellos les encanta.

 

 

 

 

 

 

 

 

El Dragón Lector. C/ Sagunto, 20. Madrid (muy cerca de la glorieta de Iglesias)

 

La Cocinita de Chamberí se define a sí misma como la primera tienda de Madrid especializada en alimentación infantil, alimentación ecológica para niños, menaje infantil, artículos de lactancia, libros de recetas para niños, juguetes y talleres de cocina. Todo lo que necesitas para dar de comer a tus hijos de forma sana y natural.
¿Qué más se puede decir? Pues es bastante más: su actividad es amplísima y todas las semanas organizan charlas, talleres, grupos de crianza, etc. Talleres muy interesantes y realmente imaginativos y diferentes para los niños. Apúntate a su boletín y recibirás información puntualmente. El cuidado y selección de cada producto que ofrecen y de las actividades se nota y mucho. Han empezado con muchas ganas y muy muy buen pie.

La Cocinita de Chamberí

C/ Trafalgar, 12. Madrid (junto a la plaza de Olavide)

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Black oveja es un auténtico descubrimiento para todas aquellas a las que os gusten las labores y las cosas bonitas. Esta tienda recién inaugurada será bien recibida, estamos seguros. Ofrece telas y lanas de excelente calidad y cuidada selección. Además, también hay talleres para hacer punto, patchwork, textile lab (costura divertida), ganchillo y mucho mucho más. Visita obligada.

Black oveja C/ Sagasta, 7. Madrid (al lado de la glorieta de Bilbao)

 

Si quieres recomendarnos sitios interesantes de tu barrio o ciudad escríbenos a blog@creciclando.com y recibirás puntos para canjear en Creciclando.