Generosa

Ada hará su Primera Comunión en unos días. Reconozco que me está dando una lección de tranquilidad. Tiene presente el acontecimiento, pero no más que cualquier cita importante con la familia. No le ha salido a su madre, oséase a mí, que metamorfoseo en un ser nervioso y agitado cual Whoopi Goldberg en “Sister Act” cada vez que el estrés por un acontecimiento venidero se apodera de mí. Sí, soy claramente mejorable (para desesperación de mi santo marido) qué le vamos a hacer…

El caso es que estamos inmersos en los preparativos y entre las cosas que nos planteábamos estaba el aluvión de regalos que una criaturita así puede recibir aunque tu lista de invitados se circunscriba a los más íntimos, es decir, a 50 personas. No queremos que pase como en Navidad, donde, además de la visita de los Reyes Magos, está su cumpleaños y el de Teo. Año tras año pedimos, rogamos e imploramos cierta mesura en los presentes que recibirán… sin ningún resultado. Hay quien incluso se molesta porque le “sugieres” que no se rasque el bolsillo, pero esa es otra historia…

En nuestro deseo por dotar de cordura la celebración, le planteamos a Ada si le “apetecía” recibir una parte de los regalos, no en especie sino en dinero, en cash, con el objeto de donarlo a gente que lo pudiera necesitar más. “Esto…, Ada, que Papá y yo habíamos pensado si te apetecería que, en vez de regalos, te dieran dinero para donarlo a Etiopía”. “No, yo quiero la casita de los Littlest Pet Shops y una cámara de fotos y unos patines y…”. Normal, y, hasta cierto punto, un alivio. Que una niña de 9 años no muestre, de entrada, las maneras de la Madre Teresa de Calcuta es un consuelo para una madre (semi) paranoica como yo. Ya me veo visualizando su futuro si hubiera dicho que sí a la primera (“mi hija…, en esos parajes de África, tan inhóspitos, porque esta no acaba ni la ESO y ya nos está diciendo que quiere irse a las misiones”).

No queríamos obligarla de ninguna manera, pero unos días después retomamos el tema: “Ada, ¿has pensado lo que comentamos de donar dinero en tu Comunión? Seguro que recibes muchos regalos y te sentirás bien haciendo algo por gente que lo necesita”. Confieso que durante la conversación ese diablillo que llevo dentro me hostigaba con un monólogo paralelo: (“Pues haberlo hecho tú en tu cumpleaños, que bien que te gustó que te agasajaran…, o en tu boda, o en el próximo aniversario: ¿por qué no le dices a tu santo que en vez de un detallito deis ese dinero a los pobres? Que es muy fácil cuando no te toca a ti”). “Calla, bicho, que estoy educando”… (me) le dije.

Fue una alegría cuando Ada contestó que sí, que le parecía bien. Y es que es adorable, igual que Teo, (y no porque sean mis hijos, o sí, qué más da, que para eso está el amor de madre). Así que hemos pedido a una parte de los invitados que le den dinero, y ella está convencida y contenta con la decisión.

Reconozco que estoy muyyyyyyy orgullosa de ella. Nuestra hija está madurando y, por ahora, se muestra generosa. Dudo mucho que haya influido en esta vena de altruismo el soniquete machacón con el que todos los padres torturamos a nuestros hijos nada más se asoman al increíble mundo de los parques. “Hay que compartir, Pedrito”, “Hay que compartir, que el nene no se va a llevar tu pala ni tu cubo, que sólo quiere jugar un ratito”. Y todo eso aunque el nene haya hecho ya los 100 metros lisos en categoría bebé con la pala en la mano y una sonrisa maliciosa como diciendo “tas cagao”. Si pudieran, no dudo de que nuestros peques nos dirían, “pues déjale tú las llaves de tu coche a ese papá, que no se lo va a llevar, que sólo quiere apretar el acelerador un ratito”.

Pero esa es una de las contradicciones más flagrantes de la paternidad: te digo que hagas lo que yo no estoy dispuesto a hacer. Aunque, bien pensado, ¡¡culpas fuera!!; todo es por mejorar la especie, ¿qué si no es educar? Tratar de hacer personitas mejores que nos den lecciones, como nos la ha dado a nosotros Ada. A ver si en el fondo voy a ser buena madre y todo.

Terry Gragera

Cosas gratis para el bebé

Ya que estamos en tiempos de crisis, creo que es interesante aprovecharse de las promociones gratuitas que ofrecen muchas marcas de productos infantiles y algunos supermercados. Durante mi embarazo y después del nacimiento de mi hija he conseguido bastantes productos que me están siendo de gran utilidad, ya que un bebé trae consigo muchos gastos…

La forma de conseguirlos es fácil, normalmente sólo hay que registrarse en alguna web o tener la tarjeta de algún supermercado, a cambio de lo cual te regalan un montón de productos. Aquí os pongo algunas de las promociones que yo he conseguido y otras que se ofrecen en otras zonas de España, para que las podáis aprovechar.

El supermercado Lupa (en las provincias de Cantabria, Palencia, León y Zamora), te regala una canastilla completísima por tener su tarjeta. Para conseguirla tienes que llamar por teléfono a atención al cliente durante el primer mes de vida del bebé, y acudir al supermercado que elijas con el libro de familia y la tarjeta del supermercado. La canastilla que me dieron traía:

  • Un pack de pañales dodot sensitive para recién nacido y un pack de toallitas dodot sensitive.
  • Una colonia Nenuco de 200 ml.
  • Un gel Denenes de 200 ml.
  • Una botella de tónico Diadermine de 200 ml.
  • Dos esponjas para bebé.
  • Un cepillo de dientes infantil.
  • Una hucha.
  • Dos chupetes infantiles.
  • Un biberón con tetina, de 120 ml.
  • Una pegatina de “Bebé a bordo”.
  • Un envase de detergente líquido Norit de 150 ml.
  • Un envase de detergente líquido Wipp de 500 ml.
  • Un envase de suavizante Vernel delicado de 500 ml.
  • Una botella de agua de Solares de 50 ml.
  • Un paquete de 10 infusiones de manzanilla con miel de La Granja San Francisco.
  • 6 sobres de Colacao
  • Un envase de Natreen.
  • Un envase de bastoncillos de 100 unidades

Además, esta canastilla viene con una serie de cupones descuento y vales regalo para utilizar durante el primer año de vida del bebé en los supermercados Lupa.

El supermercado Alimerka (en las comunidades de Castilla y León, Galicia y Asturias), te regala una canastilla por tener su tarjeta con una antigüedad de 8 meses. Para conseguirla tienes que llamar por teléfono a atención al cliente (985 792 100 / 902 100 126) durante el primer mes de vida del bebé, y acudir al supermercado que elijas con el libro de familia, el DNI del titular de la tarjeta Alimerka y la tarjeta del supermercado.

La canastilla que me dieron traía un bolso-neceser de la marca Jhonson’s con productos de dicha marca: un gel de 300 ml, un champú, de 300 ml, una crema protectora para la dermatitis del pañal de 200 ml, crema hidratante de 300 ml y colonia de 200 ml.

El supermercado Caprabo (en las ciudades donde hay este supermercado, por ejemplo, en León no lo hay así que yo no la pude conseguir), te regala una canastilla por tener su tarjeta. Para conseguirla tienes que solicitarla a través de la web donde también se puede ver información sobre el contenido de la misma.

El supermercado Mas (en Andalucía), te regala una canastilla. Para conseguirla tienes que llamar por teléfono al 902 10 00 14 y en la web, se puede ver información sobre el contenido de la misma.

La empresa de seguros DKV realiza charlas matronales para embarazadas o madres recientes. Te tienes que apuntar en su página web. Después de la charla, que es bastante interesante, te regalan un bolso maternal con productos para el bebé. Mi bolso traía un paquete de pañales Huggies para recién nacido, un muñeco pequeño de Imaginarium, varias muestras de Gynea con geles para la higiene íntima de la madre y del bebé, un cupón descuento del 15% para realizar compras en todopapas.com, un lote de productos Almirón y otro de productos Fontvella.

Si te registras en la web de Hero Baby te envían gratis a casa un cambiador de viaje si tu bebé tiene menos de 3 meses. También te envían periódicamente folletos informativos sobre diferentes aspectos del desarrollo del bebé.

Si tienes la tarjeta de Carrefour y te registras en la web “Hacerse grandes” puedes elegir entre los siguientes seis regalos por realizar una compra superior a 15 euros en el supermercado. Los regalos son:

  • Pañales Dodot: Un paquete de pañales Dodot para tu bebé de 2 a 5 kilos.
  • Caja de toallitas Dodot: Una caja de toallitas húmedas Dodot Sensitive y un portatoallitas.
  • Tarritos Nestlé Frutas: Pack de 6 tarritos de papillas de frutas para tu bebé.
  • DVD Little People para que tu hijo descubra los animales.
  • Danone: Un pack de Mi Primer Danone para bebé con L.casei de cualquier sabor.
  • Leche Hero Baby: Enriquecida con hierro y vitaminas. Puede ser consumida a partir del 4º mes de edad del bebé.

Al registrarte en la web de la revista Mi bebé y yo te la envían gratuitamente a casa durante seis meses.

Si te registras en la web de Ordesa te envían a casa gratuitamente un babero.

Al estar registrado en la web de Dodot puedes pedir muestras gratis de la nueva toallita dodot sensitive y conseguir regalos con los pins que vienen en sus pañales y toallitas.

Anatabara / León

Si conoces alguna otra promoción interesante háznoslo saber y así ayudarás a otros miembros de Creciclando